CulturaCulturaEducaciónOpiniónÚltima hora

Trilogía del bienestar (2) Educación

Carta ao director remitida por Enrique Fernández López

Publicidade
Enrique Fernández López./ Cedida.

 

Cuando la educación era privilegio de unos pocos, los hijos de la gente humilde se tenían que conformar con buscar trabajo fuera de sus hogares o en nuestro caso ir a la cantera, que era lo que hacían la mayoría.

Yo siempre me pregunté qué listo era el hijo del médico, del maestro, del farmacéutico… En fin los hijos de comerciantes que tenían un poder adquisitivo alto. De los enchufados del cura.

Cuando llegó la Democracia se empezó a inculcar la Igualdad de oportunidades, se empezaron a conceder Becas y Ayudas. Los hijos de la gente humilde empiezan a ir la Universidad y, qué casualidad, ya no son los torpes, expedientes académicos brillantes, curriculums inmejorables, Licenciaturas… Académicamente la igualdad de oportunidades empieza a funcionar, la diferencia entre la España Dual se acorta, ya no se nota esa brecha económica.

Somos un país aperturista con jóvenes bien formados en todos los niveles, pero eso ya no gusta a ciertos sectores que sus privilegios se ven mermados a favor de los que no tenían oportunidades y que con su esfuerzo y tesón han contribuido al Bienestar social, cultural, económico y político de este país.

Comienza una nueva era, el cambio de modelo social se empieza a notar.

Nuestros políticos se tienen que poner de acuerdo y consensuar un modelo cultural, un pacto de Estado donde el modelo educativo no sea moneda de cambio, ni se recorte en prestaciones, ni en Igualdad de oportunidades.

Texto: Enrique Fernández López.

 

Artigos relacionados

Back to top button