ColaboraciónsConcellosEn portadaOpiniónÚltima hora

Concreción del Itinerario de la Via Nova desde Bracara a Asturica

Artigo escrito por Eustasio Laurel Núñez, afeccionado valdeorrés ao mundo da arqueoloxía

Publicidade
Eustasio Laurel, xunto ao miliario de Petín, recentemente descuberto./ Foto cedida

 

Aunque no soy un profesional sobre el asunto, llevo años estudiando la problemática de la Vía Nova, con el objetivo de definir su trazado, la distribución de sus millas y la concordancia con la única fuente escrita de relevancia en cuanto a computo de las distancias que es el llamado itinerario de Antonino.

El miliario aparecido en Petín arroja nueva luz para esclarecer la problemática de esta vía que tantos quebraderos de cabeza ha dado a los estudiosos que la han abordado. Todo apunta a que el itinerario de Cuntz, que es la versión del itinerario más aceptada, tiene un error en el tramo parcial entre las mansiones de Geminas y Salientibus, indicando 18 millas y una variante de 19 millas cuando el dato correcto debería de ser 12 millas, quedaría así el itinerario con un total de 212 millas y no 215 millas que son las que figuran en el encabezado del mismo como distancia total, ni tampoco las 218 millas que figuran como suma de las distancias parciales.

El itinerario quedaría definido de la siguiente forma:

– 53 millas desde Bracara hasta Aquis Querquennis, con una longitud de milla en torno a 1650-1660 m.
– 109 millas desde Aquis Querquennis hasta Bergido, con una longitud de milla en torno a los 1808m.
– 50 millas desde Bergido hasta Asturica, con la milla común de aproximadamente 1480 m.

De este modo las mansiones quedarían distribuidas de la siguiente manera:

 

Llama la atención que la mansión de Foro aparezca en un lugar donde no se han encontrado restos arqueológicos que se correspondan con una población o ciudad considerable. El yacimiento con suficiente entidad de ciudad asociada con esta mansión sería el yacimiento de A Proba (O Barco).

Se puede considerar que la mansión fue situada a propósito en un lugar más céntrico de la comarca y accesible a todos los habitantes de la civitas Guigurri, pues normalmente las mansiones no solo eran sitios de servicio y descanso para los viajeros, sino que también funcionaban como centros administrativos donde las gentes de la civitas arreglaban sus asuntos con el estado, como por ejemplo el pago de las contribuciones para la annona.

Artigos relacionados

Back to top button